martes, 3 de mayo de 2016

Sobre las declaraciones de Xavi

Mentiría si no dijese que me encantaría que mi equipo jugase como el Barcelona. Tampoco me voy a engañar al considerar que, para jugar como lo hace el Barcelona, hay que tener los jugadores que tiene el Barcelona. Y, yendo más allá, habríamos de tener en cuenta que para tener los jugadores que tiene el Barcelona hay que tener el presupuesto que tiene el Barcelona. Existen estilos de juego igualmente vistosos pero menos exitosos. No es lo mismo lanzarse al vacío, sin nada que perder, con el Celta de Vigo (al que no voy a quitar ni un elogio), que tratar de ganarlo todo, a tumba abierta con un equipo que, año tras años, comienza la temporada con una tara de doscientos millones de euros menos de presupuesto que sus dos grandes rivales. Lo que dice Xavi es muy bonito. Aunque quizá deberíamos ponernos en perspectiva.

Cuando este blog nació, hace ahora cinco años, el Atleti era un equipo a la deriva. No hace falta más que dar un repaso y comprobar como los textos hablaban de fatalismo, de errores, de derrotas y de ilusiones, una y otra vez, cercenadas. Hace cinco años el Atleti no tenía un estilo y ni siquiera tenía una idea de a qué quería jugar. Están muy bien las palabras bonitas alabando el buen fútbol. Yo soy el primero en alabar el fútbol del Barcelona o el del Madrid cuando se toma las cosas en serio. Lo que no voy a hacer es menospreciar a mi equipo ni dejar que nadie lo haga porque los que hoy hablan han perdido la memoria. Para saber hacia dónde se va, primero hay que saber de dónde se viene. Y el Atleti, juegue más o menos vistoso, venía del vertedero y hoy vive en su residencia de alto standing. Y eso no se logra jugando mal al fútbol.

El problema de la mediatización del fútbol es que terminamos viendo a los equipos punteros por encima del resto. En visualizaciones, el Atleti aún está lejos de Madrid y Barça y la gran mayoría de los seguidores de estos equipos no ven partidos que no sean los de los suyos. Si el Atleti juega contra el Barça y, por el juego del Barça, se obliga a meterse en su área durante media hora, o si defiende de igual manera su ventaja en el Bernabéu, o, más allá, si le vemos defender como gato panza arriba contra el Bayern, diremos que el Atleti se dedica a meter el autobús y dejar pasar el tiempo. Craso error de concepción. El Atleti también aprieta arriba, se dosifica y, sí, es cierto que los tramos finales de los partidos los termina en su área, pero si lo hace es porque, generalmente, siempre llega a ese tramo con ventaja. Y algo debe hacer bien para conseguirlo. Se pueden dar mil opiniones y yo las voy a respetar. Pero algunas, como las de Xavi, yo no las comparto.