miércoles, 30 de mayo de 2012

Desecho de tienta

En las antiguas novilladas se lidiaban aquellos toros que, en la tienta, no habían dado el soplo suficiente de fuerza para ser considerados como una res de primera ya que estas, por empaque y categoría, eran reservadas para las corridas de verdad. El Atleti de hoy, como no está para faenas de puerta grande, ha de buscar en los corrales ajenos aquellos desechos de tienta que le permitan brillar en su novillada particular y no le afee el gesto cuando la gente, preocupada por la imagen, pida un poquito más de encaste a los novillos.

Hace algunos años, Emre Belozoglu me parecía un centrocampista de lo más interesante. Era dinámico, tenía clase, recorrido, un buen disparo y sabía mover la pelota de un lado a otro de la cancha, algo de lo que no muchos pueden presumir. Pero eso fue hace algunos años. Recuerdo aquel mundial oriental en la que Turquía se destapó como sorpresa y en la aparición estelar de un jovencito de mirada audaz y cuerpo chaparro que jugaba al fútbol con la facilidad de los elegidos. Aquel era Emre Belozoglu, aquel era el tipo a fichar. Pero eso fue hace algunos años.

El Emre de ahora mantiene la clase, porque el talento innato acompaña al futbolista hasta sus últimos minutos, sigue sabiendo como pegarle a la pelota y, de vez en cuando, da tres o cuatro pases con criterio. Pero este no el Emre de dos mil dos. Este Emre ha perdido fuelle, ha perdido fe, ha perdido recorrido y ha perdido confianza. Que el Cholo hace milagros es algo que hemos podido comprobar gracias a la evolución de tipos como Juanfran, Miranda o Gabi, pero una cosa son los milagros y otra cosa es convertir en un Miura a un desecho de tienta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Los minuta no son precisamente de los buenos, por otra parte, emre tiene incluso menos años que Xavi, y a nadie se le ocurriría criticar a un equipo que lo fichase, dejemos trabajar y hablemos después del resultado, no nos vaya aa pasar como el año pAsado

Pablo Malagón dijo...

Si me puedo equivocar, está claro. El año pasado critiqué el fichaje de Adrián y me la tuve que envainar. Pero, hombre, no me compares a Emre con Xavi. Aún con todo, no me parece que fichar a un tipo de 32 años para darle la manija del equipo sea planificar el futuro del club a largo plazo. Nadie, más que yo, desea que Emre triunfe en el Atleti, eso nos haría muy feliz a todos y a mí el primero. Pero, a priori, no me puedes negar que es un fichaje que no ilusiona demasiado. A menos así me lo parece a mí.

Un saludo.